Techos en campos de fútbol

Pérgola y techos en campos de fútbol y estadios para cubierta de gradas y asientos

02 Oct Techos en campos de fútbol

Con la llegada de la rutina también llega el tiempo dedicado al deporte y el ocio. El fútbol es uno de los deportes con más aficionados de todas las edades que se dedican a este juego desde edades muy tempranas. En PARMAR hemos tenido la suerte de estudiar el diseño de varios proyectos para los instalar techos en campos de fútbol de diferentes ciudades españolas. Estos son algunos de los más destacados.

Proyectos en Campos de Fútbol

La instalación de estas marquesinas en el campo de fútbol de Pontevedra está realizada sin pilares metálicos y su sujeción, con anclajes a los pilares del edificio.

Techo en gradas para público en campo de fútbol

El modelo de esta marquesina es el conocido como bóveda. Este original diseño fue elegido para proteger los asientos y gradas del Estadio Huerta Mata en Cádiz.

proyecto terminado de marquesinas de aluminio para exterior en campo de fútbol

En la misma provincia de Cádiz, concretamente en Chiclana de la Frontera, en el campo Fontanal instalamos otro tipo de techos metálicos sobre una estructura metálica diseñada para que quedara en el exterior del campo.

techos metálicos con marquesina instalada en gradas en campo de fútbol

Viajando hasta Petra en Palma de Mallorca, se encuentra el campo de fútbol Na Capitana. En este caso, las marquesinas metálicas se instalaron para cubrir tanto la parte alta como trasera de las gradas.

Marquesinas metálicas protectoras de espectadores en gradas del estadio Petra en Palma de Mallorca

Independientemente del modelo, los techos en campos de fútbol sirven para proteger a los asistentes del viento, la lluvia y demás condiciones adversas, lo cual, favorece la asistencia de más aficionados a los partidos.

Para cada uno de estos diseños se realizó un estudio previo de optimización, por lo que además de las mejoras en las instalaciones, se aprovechó al máximo la estructura ya existente.

Además, este tipo de marquesinas son duraderas, gracias al proceso de acero galvanizado que asegura una durabilidad de entre 20 y 30 años frente a las agresiones externas, evitando el deterioro y oxidación de las cubiertas.